El Sótano del Planner

Cómo monetizar tus redes sociales

Home  >>  Marketing  >>  Cómo monetizar tus redes sociales

Cómo monetizar tus redes sociales

On Abril 18, 2020, Posted by , In Marketing, With No Comments

Actualmente, el mundo digital es clave para que cualquier empresa o marca gane visibilidad, llegando incluso a utilizar sus canales como principal medio para publicitarse.

Según los datos de la encuesta Global Digital 2019, el 52 % de la población mundial está activa en plataformas como Twitter (con más de 300 millones de usuarios), Facebook (con más de 2 mil millones de miembros), Instagram (con unos 800 millones de usuarios) y Whatsapp.

La idea de ganar dinero en internet ha estado un tiempo en entredicho: por un lado unos lo entendían como una fórmula de éxito que implicaba poco esfuerzo, mucho lucro y un modelo infalible que duraría para siempre; pero por otro estaban aquellos que se basaban en la imposibilidad de ganar dinero con algo hecho sólo para pasar el tiempo. El tiempo y las tendencias sociales han demostrado que ambas partes estaban equivocadas, que el éxito está en el punto medio.

El mundo de publicidad en redes sociales hoy por hoy mueve muchísimo dinero.¿Cuánto se puede ganar con unos conocimientos y dedicación medios? Normalmente las empresas establecen en función del caché del perfil, esto es, en función de los seguidores del perfil; y de la interacción (engagement) en campañas pasadas. La cuenta de un influencer con  unos 100k seguidores puede cobrar por tuit o una historia en Instagram de 100 a 400€  (incluso más).

 

 

Para llegar a esas cifras hay que sacar rendimiento a las redes sociales, y eso se consigue trabajando, y mucho. En especial en tres pilares:

1 El tráfico

Alto tráfico significa que el mensaje alcanzará a mucha gente. No debemos olvidar que el humano siempre buscará la validación de sus acciones en otros. Es decir, hay que buscar el Efecto cadena: una cuenta con 50.000 seguidores conseguirá más fácilmente que otros 20.000 lo hagan porque <<si ya lo hacen 50.000 por algo será, no voy a ser yo menos>>. Por ende, si un perfil tiene pocos fans o seguidores, el resto de usuarios va a pensar que no es relevante y no le prestarán atención, por muy bueno que sea el producto o servicio que publicite.

Eso supone que, antes de empezar hay que hacer que el perfil tenga seguidores. Estos se pueden conseguir de forma orgánica, muy lento pero con seguidores fieles, o usando plataformas de intercambio social, forma a veces de pago para hacer crecer los seguidores de las redes sociales. El funcionamiento habitual de estas plataformas se basa en realizar interacciones en las redes sociales de otro usuarios (seguir, retuit, me gusta, compartir, comentar, etc…) a cambio de créditos para ganar seguidores o conseguir interacciones específicas.

Compromiso

Todos esos seguidores que conseguidos, no solo tienen que ser fieles, sino querer escuchar el mensaje que lancemos desde nuestras redes y, de hecho, hacerlo. El compromiso es lo que realmente hará que esos fans compren lo publicitado.

3  Propósito de marca

Es decir, esa buena impresión que la marca protagonista de nuestras redes sociales cree en los seguidores para despertar su deseo de consumir. Esto se consigue creando contenido relevante e interesante para nuestro público objetivo y no solo exponiendo los productos esperando que el dinero caiga del cielo.

Una vez que tengamos en cuenta todo esto tenemos que pensar en la estrategia más adecuada para el producto o servicio que vayamos a publicitar. En primer lugar ¿es un producto propio o externo?

Si se trata de un producto o servicio propio, a la hora de planificar la estrategia, tenemos que distinguir si se trata de un producto digital o físico. Si somos expertos en algo ¿por qué no compartirlo con el mundo? y si nos ponemos a ello ¿por qué no monetizarlo?  No importa si el campo que dominamos es el de la gastronomía, la educación emocional, los negocios o la pintura con acuarela, por ejemplo; ya que hoy en día el 95% de la gente busca por internet toda la información que necesita.

  • Este es el modelo de los cursos on line: crear un contenido (completo y que se pueda dividir en etapas), buscar una forma de que dicho contenido esté disponible y facilitar la transacción a través de internet. Que el contenido sea audiovisual, por escrito o con clases por videollamadas ya depende de cada uno y el producto ofrecido.
  • Por el contrario, si el producto o servicio ofrecido es físico lo primordial es la imagen. Utilizad fotos y vídeos de buena calidad y atrayentes; además de aseguraros de que la divulgación sea atractiva. La exposición de los productos debería acompañarse de la señalización de los beneficios de lo ofertado, la muestra de testimonios de otros compradores, interacciones con el público a través de encuestas… Y siempre manteniendo unabuena relación y comunicación con tu público, ya que lo que está en las redes lo ve mucha gente, y eso es un arma de doble filo, si hacemos un buen trabajo nos repercutirá, pero si lo hacemos malo también, y eso supone la diferencia cuando se trata de ganar a nuevos clientes o retener a los actuales.

Aquellos que prefieran publicitar los servicios y productos de terceros tienen que tener en cuenta que las empresas y marcas buscan usuarios con un gran número de seguidores, de ahí que el tráfico, como ya hemos visto, sea tan importante. Este tipo de publicidad es efectivo pues las marcas consiguen un gran alcance a un coste muy inferior al de un anuncio tradicional en prensa o televisión.

Las cifras del número de población presente y usuaria en Redes sociales indican algo importante: no importa qué tipo de público deseemos alcanzar, sea el que sea es muy probable que esté en las redes sociales; lo que las convierte en un mercado excelente. Y las empresas se han dado cuenta de ello. Pero sus perfiles corporativos no siempre consiguen los ratios objetivo, y es que, evidentemente, toda empresa va a publicitar sus productos como los mejores del mercado, pero ¿por qué creerlos?

Por ello han aparecido las figuras del publisher y del influencer. Partimos de la premisa de que ambos son publisher, es decir, personas con redes sociales dispuestos a publicitar un servicio o producto a través de la recomendación. La diferencia radica en el número de seguidores y, por tanto, de fama. Aquellos que compatibilizan sus trabajos con un ingreso extra de las redes, porque su número de seguidores no es tan astronómico como para que le reconozcan por la calle, serían los considerados publisher.

Mientras que los que son muy conocidos, que cuentan con miles de seguidores, que son los receptores de ofertas para su publicación y que pueden vivir más que holgadamente de este trabajo es a los que llamaríamos influencers (caso de Lovelypepa o Kim Kardashian) Su fama llega a tan punto que a consecuencia de su trabajo en redes sociales suelen conseguir trabajos off line con conferencias, lanzando productos o líneas propias en colaboración con empresas conocidas (caso de la colección lanzada por Dulceida para Primark) o incluso participar en eventos.

Ambas figuras tienen dos formas para ganar dinero con tus redes sociales:

  1. Contactando directamente con los productores. Con ellos se negocia una comisión por publicar una buena evaluación sobre determinado servicio o producto, a cambio dicho productor crearía un código de descuento personalizado para nuestras redes sociales. Rastreando dicho código sabría cuantas de sus ganancias proceden de nuestro trabajo y pueden reportarnos un tanto por ciento pactado. De hecho, si poseemos un perfil con miles de seguidores, lo más seguro es que sean esos proveedores los que se pongan directamente en contacto con nosotros ofreciéndonos sus productos para nuestra publicación y recomendació
  2. La otra forma de generar ingresos mediante la divulgación de productos digitales creados por otros es convertirte en afiliado.Para ello es necesario inscribirse en plataformas de afiliación como Awin, SocialPubli o Coobis (entre otras muchas)  Esta técnica es la más efectivas y en las que más dinero se puede ganar cuando nuestros seguidores no se cuentan por decenas de miles.

Para conseguir llegar a este nivel de popularidad dentro de las redes sociales hay que concentrarte en un nicho particular, investigar cuáles son las mejores redes que debemos usar, buscar la mejor manera de presentarse y comunicarse con el público… Es decir, aunque no lo parezca, este tipo de carrera depende de invertir mucho tiempo y dinero para obtener resultados, mas podéis contar con ayuda como la que aporta la plataforma Twync, que orienta profesionalmente a los que quieren adentrarse en este mundo. Ejemplos de influencers españoles con éxito son, por ejemplo, Alberto Ortiz (con 261.000 seguidores), la ya mencionada Dulceida (con 2,6 millones de seguidores) o Sita Abellán (con 676.000 seguidores) Si ellos lo han conseguido ¿por qué no nosotros?

¿Te ha gustado este post? Compártelo con tus amigos....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *